viernes, febrero 24, 2006

En seis años

No queremos más mierda, ni más promesas, estamos hasta el huevo (izquierdo obviamente) de sus burlas, tonterias, aberraciones, falta de cultura, estupidez, soberbia, ignorancia. No vamos a permitirles ni un paso más, nada de nomás la puntita, ¡mis huevos son sus ojos!

El pinche gober precioso debería ser destituido por idiota, dejemos a un lado si tenía o no razones para hablar con el pederasta mezclillero o si los derechos humanos y a chuchita la bolsearon. Debería irse al tanque por ser tan pendejo como para que lo descubran, siempre han existido esos chanchullos, nomás que ahora no tienen el talento para mantenerlos a raya. Felipe Calderón me tiene hasta el huevo con su SPAM político, porque te toman de alguna lista y nomás no hay a donde mentarles su madre (no se apuren, tengo un abogado averiguando que podemos hacer). Andres Manuel no solo es pendejo, es mesiánico, lo cual si bien no me asusta si me provoca indigestión al imaginarme todo acto público donde nos hable del rayito de esperanza que es. Robertito se la cree, y no solo eso, también esta dispuesto a convencernos de que también nos la creemos,lo peligroso con el regreso de ese PRI no es los setenta años que podría durar si no que ya no aguantamos otros diez con esos cabrones encima. El Campa, la Mercado, el Doctor Simi y demás anexos que nomás estan girando alrededor para ver que agarran, también se pueden ir directito a la chingada; si lo que queremos no es que cambien las palabras, es que cambien el discurso, y si no saben lo que es un discurso, por dios, consiganse un pinche asesor que se los explique.

Los partidos no sirven para una chingada, el que no se de cuenta de eso debería solicitar una candidatura porque parece que se necesita ser pendejo para ocupar un cargo público. El Foxismo se acabo, ¿lo peor?... A la vista de los futuros posibles, vamos a extrañar a Chente.

No hay comentarios.: