domingo, marzo 25, 2007

El derecho a elegir

En México el aborto es ilegal. En la Ciudad de México se discute, no con muchos argumentos, la despenalización del aborto. Debemos decir que el aborto es un tema delicado y que como en muchos de estos temas, todo mundo tiene una opinión. Cuándo le preguntas a cualquier persona que piensa del aborto, parece que siempre tienen una respuesta bastante clara al respecto. Habría que preguntarnos cuántas de esas opiniones se sostendrían llegado el momento en que la decisión fuere real. Creo que las personas tienen el derecho a elegir y por ende, tienen la obligación de ser responsable con sus decisiones.

En este país el alcohol es legal, su consumo no está penalizado y aún si uno es un alcohólico violento nadie te obliga a ingresar a una clínica o algún grupo de autoayuda. Es decir, tu tienes el derecho a elegir si te matas tu, si matas a alguien o si de plano te llevas a un autobús de pasajeros en alguna carretera del país. Tienes el derecho a elegir que tanto daño te quieres y quieres hacer a todo lo que te rodea. No me interesa si el aborto cae en la indefinible frontera del bien y el mal, tampoco si la Iglesia católica considera que es un pecado mortal (como parecen no serlo las memorables actuaciones de sus sacerdotes VIOLADORES de niños). Me parece que es tiempo para permitir que las parejas decidan que es lo mejor para ellos y probablemente para sus futuros hijos.

El aborto en México ocurre, casi todos conocemos a alguien directa o indirectamente que lo ha practicado o lo ha requerido. Quizá algunos de nosotros hemos estado inmiscuidos en alguna situación referente al tema y no creo que nos haga mucha gracia que digan que es como ir al baño. Hoy en día memorables instituciones como Pro Vida (donde usan nuestro dinero para que la gente no use condón y las mujeres violadas traigan al mundo a los hijos de sus violadores) y la Iglesia Católica (¿dónde están esas declaraciones, mi estimado cardenal, cuando se trata de lo que ustedes hacen con los niños?) salen a gritarnos que el aborto es muerte, es pecado y es condenarnos eternamente. Exigen un plebiscito para, como en sus mejores tiempos, mandar a sus soldados a votar en contra de algo que no les atañe.

Así es, perdonen que nos lo diga, pero el aborto es cosa de dos. Quien lleva un embarazo no deseado y quien participo en ese embarazo no deseado, el resto no tenemos vela en este entierro. Al menos así debería ser, como el alcohólico y su familia deciden cual es la mejor forma de llevar su enfermedad, creo que aquellos afectados son los únicos con el derecho a elegir.

Hoy el debate está en la mesa, y seremos cuestionados e interrogados sobre nuestra posición respecto a este importante tema. Creo que es tiempo de entender que lo que se nos pide es quitarle las penas jurídicas y la clandestinidad a una de las actividades más practicadas y más peligrosas en mujeres hoy en día. Se nos preguntará que pensamos de darle a la pareja el derecho a elegir si quieren o no traer al mundo un hijo. No nos van a preguntar si nosotros lo haríamos o no, esta vez no se trata de nosotros. Se trata de permitir que todos seamos responsables con nuestras elecciones.

Creo que aquellos en contra deberían considerar su postura, porque como dije un poco antes, nadie los obligará a tener o practicarse un aborto, así como les pedimos que no obliguen a nadie a tener un hijo no deseado. Hoy en México tenemos un debate importante y trascendental, la oportunidad de cambiar la forma en que las leyes tratan a ciudadanos recae en nuestras manos, porque somos parte de este debate, así como somos partes de esta ciudad, y de este gran país.

miércoles, marzo 21, 2007

Madeja

Habría que saber por donde comenzar, pero esta tristeza no me deja. Por momentos mis piernas se tambalean y siento que no hay más camino por recorrer. Algo está a lo lejos, no se si tendré la fuerza de alcanzarlo.

martes, marzo 20, 2007

Soy

Un caballo con las patas rotas.

******

¿Alguna vez has tenido que perderlo todo para ganarte a ti?

lunes, marzo 12, 2007

Felipe el Hermoso

Si uno abre cualquier periódico, escucha cualquier noticiero u observa cualquier programa de discusión política en la televisión, sabrá que el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa ha cumplidos sus primeros cien días. En definitiva para Felipe Calderón tener una imagen sólida de presidente ha resultado más fácil gracias a la actuación de su predecesor, quien lejos de ser el presidente que todo México esperaba, para muchos ni siquiera se comportó como un presidente.

Hoy la gente habla del buen rumbo del país, de los logros que ha obtenido este gobierno en sus primeras decisiones y cabildeos, se habla de la actitud positiva del legislativo frente a las diferentes propuestas que se realizan para mejorar la vida en este país. Hablar de cien días de gobierno es hablar de una vigésima parte del periodo por gobernar. Así que podemos decir que ni siquiera está cerca de ser el 10% del total de la labor que Felipe debe realizar al frente de nuestro país. Sin embargo, México es un país de pequeños símbolos, se satisface con pequeñas muestras simbólicas que nos permiten sentirnos más o menos seguros, siempre respecto a un futuro hipotético.

Felipe ha hecho las cosas, decir si bien o mal es entrar en discusiones repletas de retórica, suposiciones y especulaciones. Felipe entendió que contra el crimen solo quedaba la opción de la guerra, del miedo, responder con la misma moneda a todos aquellos que nos tienen metidos en nuestras casas con temor a salir a la calle y encontrarse con una bala perdida o una ejecución mal ejecutada. Calderón acudió al ejército para hacerse de un respeto frente al narco, después tomó la opción de las extradiciones para infundirle temor al narco; creánme, no es lo mismo 20 años en una prisión mexicana con todas sus comodidades que 20 años en una prisión de máxima seguridad gringa.

Nuestro recién electo presidente declinó la confrontación con sus enemigos naturales, no solo no ha emitido opinión alguna sobre Andrés Manuel López Obrador, si no que en general ha evitado de su discurso palabras como populismo. No podemos decir que Felipe sea el hombre inteligente que todo México ha esperado, quizá podemos definir perfectamente el trabajo de sus múltiples asesores, encabezados por su secretario particular, que han intentado hacerle menos Espinoso el camino al presidente. Pero volviendo a que no todo tigre tiene mil rayas, los ataques contra este gobierno han surgido al interior de su partido, con la conformación de las mesas directivas de todos los partidos en ciernes, la lucha de poder se ha vuelto encarnizada.

Dentro del PAN, el grupo encabezado por Espino y Fox, intentan al vapor imponer sus nichos de poder frente a la oleada de poder que encabeza nuestro actual presidente. En unos meses el PAN deberá elegir a su consejo político, dentro del cual cada posición será peleada hasta la muerte, pues esto significa la llegada al Congreso en las intermedias de más o menos miembros de la extrema derecha, contra los miles de moderados que están apostando por un gobierno de centro encabezado por Calderón.

Felipe ha cumplido cien días de gobierno, ha instituido un montón de políticas de izquierda que robó de los archivos de sus adversarios para convertirse en aquel que rebasa por la izquierda. La inoperabilidad de muchos de estos programas sociales ha sido mencionada por cientos de especialistas, así que yo no soy quien par seguir poniendo el dedo en la llaga. Lo único que puedo decir es que estos primeros cien días de gobierno no deben significar tanto como pretenden, son solo un termómetro bastante aleatorio de lo que está por venir. Creo que Calderón merece el beneficio de la duda, pero jamás, como ningún gobernante, la ceguera de la certeza.

Si en México tuviéramos la costumbre de analizar cada cien días de gobierno, quizá las cosas irían mejor. Pero normalmente preferimos analizar los primeros cien días y después esperar un par de años para hacer un balance. Hoy en día México es un país de todos los días, donde cada decisión y movimiento influye directamente sobre el futuro que nos espera. Analizar la postura de Calderón respecto a los problemas inmediatos resulta reconfortante, el tipo ha encontrado que una pronta respuesta es mejor que un silencio diluido. Pero, y otra vez seré un poco pesimista, que Calderón está haciendo todo esto para obtener sus reformas aprobadas durante los próximos meses, veremos si cuando esto no sucede el presidente sigue manteniendo la coherencia y respeto que ha tenido para con el Congreso hasta ahora.

viernes, marzo 02, 2007

Valor

En general creo que criticar al grupo RBD ni siquiera tiene mucho sentido. Mi generación vivió el boom de los grupos prefabricados desde New Kids on The Block hasta el famoso RBD. Sin embargo, a veces, el gesto de una persona puede hacer la diferencia. En este país la homosexualidad pública es un tema bastante delicado, centenares de artistas han mantenido su preferencia sexual lejos de una declaración abierta y frontal. Como lo hiciera en algún momento George Michael, dando lugar a uno de los debates sexuales más importantes en la opinión pública, Christian (de RBD) orillado por una serie de fotografías, sale a la luz pública y se declara homosexual. Lejos de pensar si es o no un artista, debemos reconocer que la influencia pública de RBD en latinoamérica es bastante importante. Hoy, con estas declaraciones, el asunto de las preferencias sexuales se ubica otra vez en el ojo del huracán, tenemos una oportunidad única de ver la reacción de las masas ante una declaración, que si bien hoy nos parece la cosa más normal, es la primera vez que sucede en el ámbito farandulesco televisa de México. Me parece excelente que este cuate haya dado un paso al frente y le plante la cara al mundo con lo que es por delante, creo que así como este grupo y sus personajes han sido objeto de burla durante años, esta vez merece un reconocimiento público, al menos, por parte de este blog.