martes, enero 17, 2006

Producción y Reproducción

Me metí a un taller de cuento, primero fue por simplemente mantener contacto con otros seres humanos, después fue porque conseguir una opinión útil de los amigos es casi imposible, al final es porque tenía ganas y quinientos varos no es tanta lana. Un taller literario es un ente particular, normalmente se conforma con algunos o varios de los siguiente especímenes:

Literato Profesional: Puede ser quien da el taller, aunque en algunos casos solamente es participante, busca la manera más social de indicarle al preguntante que su cuento no sirve o tiene problemas serios de contenido. Los talleres suelen ser un negocio, por lo cual, cuando se trata de quien da el taller tienen prohíbido emitir opiniones como: cortate las manos, dedicate a taxista, ¿quien fue el culero que te dijo que podías escribir?

Adolescente con vena artística: Este personaje es un clásico, escribe durante sus clases, en su casa, lee a Becquer con fascinación y habla más de Borges de lo que lo ha leído. Normalmente no tiene un gran catálogo de lecturas, pero mantiene su desprecio a lo que considera clásicos o vacas sagradas.

Ñor (a) SOGEM: Este caracter proviene de la siguiente autopregunta y autorespuesta: ¿Que voy a hacer en la tarde? Ya sé, paguemos una lana y descubramos al (la) gran escritor (a) que llevo dentro. Sin duda es el más despreciado de los talleres literarios, pero una sobrepoblación de estos personajes permite vivir del taller.

Yo soy el arte: Sabe todo, ha leído todo, ha visto todo, conoce a todos, entiende todo, te dice todo, molesta a todos.

El Frustras: Ha pasado por talleres de pintura, clases de guitarra, fotografía, diseño y hasta de teatro. Para poder reconocerlo hay que observar su seguridad al pensar que dentro de el, algo es artístico.

Wannabe: ¿Ps leer esta in no?

Mami: La única razón para ir al taller de algunos. Escribe mal, lee mal, habla mal y te desprecia, pero en el fondo ¡es tan linda!

Culero mas si osaré: El clásico hijoeputa de un taller, dedica su vida a destruir los sueños vaciladores de noveles escritores, no importa si nadie le pide su opinión el se encargará de hacerte saber que tu texto no sirve ni para limpiarse el fundillo. Normalmente es alguien que ha leído demasiado a Sartre para entender lo que realmente la Nausea significa.

Mute: Puedes pasar años en el taller y nunca sabrás nada de el.

Así es, toda una fauna. Pero heme aqui tallereando, ¿me pregunto si yo mismo no perteneceré a una de estas categorías?

No hay comentarios.: