jueves, enero 26, 2006

IPAB

Por supuesto los putimil millones de pesos que pagarán hasta mis nietos no era suficiente. Los banqueros no son tontos, y no iban a arriesgar su lana en México a menos que el gobierno les proporcionara ciertos elementos que hicieran más viable su operación. El primero es simple, ahora vas a la empresa para la que trabajas y te dan un hermoso cheque que trae la leyenda "Para abono en cuenta de beneficiario", ¿que significa esto?, pues que el cheque que debería ser dinero para el que lo recibe, ahora simplemente es instrumento bancario que solo sirve si se deposita en una cuenta. La pregunta del millón de dolares ¿Y si no se me hinchan los huevos tener una cuenta?, pues bien, la respuesta es simple, nadie te va a cambiar ese cheque porque no es negociable (¿?)

El segundo acto es más simple, las tasas de interes sobre inversión son menores que las tasas de interés sobre crédito, esto siempre es así, en casi todas las economías. Pero tengamos en cuenta que todas las empresas reciben ciertos beneficios fiscales por pargar su nómina a través de un banco. Así es que entre peras y manzanas el banco cada quincena puede mover y jinetear una lana mientras tu no la saques. Esto solo quiere decir que ellos tienen tu dinero, porque si ganas más de 4000 pesos no es posible sacar vía cajero automático el total de tu sueldo. Así es que ellos reciben más dinero y nosotros recibimos más complicaciones. No olvidemos que si perdemos la tarjeta hay que reportarla vía telefónica e ir a recogerla a un banco, así que como quien dice, no money bitch.

El último, y quizá el más atroz, es el ejemplo que ha dado el SAT sobre políticas de protección bancaria. Ahora resulta que para deducir de impuestos la gasolina que pagamos, tenemos que hacer nuestro pago con plástico y presentar los estados de cuenta. Ya salieron con que también podremos hacerlo con efectivo, siempre y cuando le mandemos una cartita al SAT explicandole, cuanto, en donde y más importante ... ¿por qué?. No se si hay abogados que leen esto, pero me parece una clara violación a las garantías del individuo, no nos pueden forzar a tener un instrumento bancario, sin embargo lo hacen libremente gracias a modificiaciones a la ley de valores. Ahora resulta que no solo tengo que pagar impuestos estúpidamente altos, si no que también si me niego a seguir apoyando a la banca, que no me apoya a mi, no voy a recibir derechos fiscales que existen en cualquier país.

Señores banqueros, felicidades, han logrado meternos el puño una y otra vez...

No hay comentarios.: