domingo, enero 29, 2006

Cortéz y los hábitos

Dicen que muchos navegantes quemaban sus naves tras iniciar la conquista de algún paraje desconocido. Esto evitaba que los marinos y soldados se amotinaran y volvieran a su lugar de origen. Yo soy experto en quemar las naves, en llevar todo a sus últimas consecuencias sin ponerme a pensar en el factor tiempo-oportunidad. Pero cuando uno emprende locuras no puede retenerse en la posibilidad de la huida, el regreso como salvaguarda de los accidentes que nos esperan por delante, prefiero quemar las naves a seguir navegando con bandera de pendejo.


Ahora bien, respondiendo al reto de Aleja :

1. No puedo estar sentado de espaldas a la puerta o entrada de algún lugar. No es porque este esperando a alguien, pero tampoco me guta verme sorprendido, así que siempre tengo un ojo al gato y otro al garabato.

2. Fumo de manera compulsiva, lo hago cuando no quiero que mi lengua me traicione, cuando no se que decir, cuando estoy aburrido, cuando la persona me gusta; en fin, fumo a todo momento en todo lugar y por cualquier razón.

3. Me huelo las manos todo el tiempo, es como un viejo vicio que no puedo arrancarme, siempre me estoy pasando el dorso de la mano para olerlo.

4. Soy incapaz de comer algo que no me guste como huele, esto podría traerme muchos problemas pero me he vuelto discreto a la hora de pasar mi nariz por los alimentos en los restauantes o casas ajenas.

5. Cuando tengo algo importante que decir comienzo con la frase "Un amigo una vez me dijo" se ha vuelto una muletilla insuperable y me incomoda mucho cuando no es cierta.


Yo paso este reto a Pikgu , a la Maga y a Diana

No hay comentarios.: