lunes, noviembre 21, 2005

Otra vez en casa

Viajamos cuatro horas con un stereo que se negaba a funcionar correctamente. Cruzamos Queretaro, Guanajuato y llegamos por fin a la Huasteca Potosina. Ahi descubrimos que nadie tenía la más remota idea de como llegar a los lugares donde planeaban quedarse (bendita familia, todos en casas diferentes)así que tuvimos que ir a buscar un poco de ayuda. Descubrí que en San Luis Potosi todo gira alrededor de la avenida Puentes Puentes (alías Nava) y que las bodas son muy divertidas. Julián se casó por todas las leyes posibles, yo no pude embriagarme. Torbellino y Marabunta se encargaron de recordarme que tengo una familia y que los niños alegran el mundo. La mujer preciosa de la boda me puso a pensar en todas las cosas hermosas de esta vida que no he tenido tiempo para mirar. Mis hermanos me dieron una comida que sirvió como una premonición de lo que el futuro le depara a esta familia. Regresé contento y cansado, dos sensaciones que me gusta tener y espero mantener a la larga. Al final solo me queda esperar que las bodas nos reunan y las rencillas no nos separen, o como dicen por ahí, solo me queda sobrevivir este presente para llegar al futuro.

No hay comentarios.: