lunes, agosto 22, 2005

Cosas que se obtienen

A Erik, Mamuelpo y Salvare


Tener un enemigo siempre resulta reconfortante, saber que dentro de este universo paralelo, que resulta lo individual, existe una persona que daría lo que fuera por verte crucificado o de menos empalado. En mi caso los he ido coleccionando conforme pasan los años, al principio tenía enemigos simples, obtenidos de escaramuzas sentimentales con mujeres que ahora ya no recuerdo. Después vinieron los enemigos intelectuales, a lo largo de mi vida educativa aparecieron nuevos y mejores adversarios, aquellos que no solamente buscaban verme vencido, si no que disfrutaban humillar y aplastar a todo aquel que los mandara olimpicamente a la chingada. Llegando al mundo cybernético aparecieron los enemigos virtuales, gente que te persigue por las salas de chat y foros que visitas para insultarte, cabulearte o simplemente tronarte la máquina. Con el tiempo he ido coleccionando algunos de estos enemigos en mi Salón de la Fama, a algunos los admiro quizá más que a mis propios amigos, a otros simplemente los recuerdo por anécdotas chistosas o momentos divertidos, al final los amigos y los enemigos son simples huellas de que hombres somos, y en el mundo andamos.

No hay comentarios.: