martes, febrero 17, 2009

Turn


Si vamos de un punto A hacía un punto B, siempre existe la posibilidad de terminar en C. Sin embargo, dado el parecido que C guarda con A, existe también la posibilidad de vivir en el engaño creyendo que no hemos ido a ninguna parte. Cuándo esto sucede, nos empeñamos en convencernos de que A no es A, si no que es B y que el movimiento que hemos ejecutado ha resultado a la perfección. No es, sino hasta que X aparece, que nos damos cuenta que A, B y C no sirven para un carajo, que hemos vivido en el engaño y que es momento de empezar de nuevo. ¿Así o más claro?

No hay comentarios.: