jueves, diciembre 17, 2009

Noticias de un diciembre póstumo

Murió Chris Henry y tú te preguntarás quién carajo es Chris Henry. Bueno Chris Henry no es Milorad Pavic que también se murió o Beltrán Leyva que también se murió, mientras a la ciudad le importa un pepino. De grande quiero ser como Muñoz Ledo o como Jorge Herralde. Por qué? Porque ninguno de los dos es Chris Henry y por lo tanto ninguno de los dos está muerto. Cuándo sea grande no quiero morirme. Quizá terminar de leer El Percherón mortal para querer ser un fucking leprechaun cuándo sea grande, grande como el hoyo que dejaron los de obras afuera de mi casa hoy que no hay agua y yo pienso que quizá en Guadalajara me hubiera podido tomar unos tragos con Milorad Pavic si no estuviera muerto. Sin embargo me tomo una cerveza junto a dos adolescentes que hablan de poner una editorial y de lo aburrido que es Rayuela y sobre la arquitectura de la escritura, me gustaría deshojarles su margarita, pero ahora Margarita es el nombre de una monja sobre la que estoy escribiendo aunque más bien quisiera escribir sobre la psicosis de ser un agente de la AFI y que ni tu puta madre te quiera. Chris Henry era receptor abierto de los Cincinnati Bengals y se murió el día que compré mi jersey de Chad Ochocinco que se refiere al difunto como UnoCinco y todo se resume a una resta matemática y esta cerveza, junto a estos adolescentes que se parecen tanto a mi que me dan asco y ganas de borrar el blog y mandarlos a ustedes, lectores, a chingar a su madre.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"y yo pienso que quizá en Guadalajara me hubiera podido tomar unos tragos con Milorad Pavic si no estuviera muerto" ¿lo ves? eres un grupie

Manuel Dávila Galindo Olivares dijo...

Mi estimado Anónimo, me da gusto ver que en pleno diciembre sigues diciendo mamada y media. Por otro lado, me veo más como un fanboy que como un groupie, que supongo que es lo que quisiste decir con grupie, pero qué le vamos a hacer, no todos tuvimos la misma educación.