jueves, enero 24, 2008

Diferencias

En nuestro país las protestas sobran, pero las acciones jamás llegan. Ahora leo en La Jornada un artículo sobre la organización para salvar a la cantina El Nivel. Sin duda una cantina es de trascendental importancia, pero hay cosas más importantes por las cuáles luchar... Creo. Una muestra más de que somos un país de incontable mamarrechismo y pendejozería.

No hay comentarios.: