domingo, febrero 11, 2007

La muerte de una conejita.

Sin lugar a dudas la muerte de Anna Nichole Smith sacudió al mundo de la farándula. Lo que realmente debería ponernos a pensar es ¿por qué sacudió al mundo sensible y culto que conforma las masas? Hace unos días fui al cine y vi Diamante de Sangre (Bloody Diamond), debo decir que salí consternado de la situación en África. Si, ese continente olvidado que solo aparece en la agenda mundial cuando se descubre una nueva materia prima, o en este caso, minería de valor. Sin embargo, al salir del cine, lo que tenía consternado al mundo era la muerte de la famosa conejita de la revista que todos compran por sus artículos. La gente estaba realmente impresionada de que una mujer que tenía el cuerpo perfecto, la fama perfecta y la cantidad perfecta de dinero en el banco se hubiera chocheado hasta perder la vida.

Anna Nichole Smith fue prostituta, teibolera, modelo, actriz, esposa de un millonario, madre dos veces y si eso parece poco, también tuvo su propio reality show. Fue una mujer que luchó por lo que ella creía era la felicidad, se dedico a perseguir el American Dream que le implantaron mucho antes que los senos y se aferró a su derecho a ser famosa como algunos caballeros se aferraron a otras partes de su cuerpo. Anna Nichole eligió ser una mujer a su manera, tocó las puertas correctas, se quito la ropa a tiempo y supo extender el dedo cuando la oportunidad correcta apareció.

¿Entonces cómo es que habiendo obtenido todo lo que quería se mató en un cuarto de hotel? Simple, el American Dream es una pesadilla. Lo difícil no es llegar, es soportar el hedor cuando se está ahí. Notar que la gente te mira a los ojos y sigue pensando que debieron ser ellos y no tú los que ocupan el lugar, darse cuenta que todo tiene un precio aún cuando el cheque ya esté en tus manos, entender que al final, era mucho más fácil ser un don nadie en busca del American Dream que convertirse en el ese American Dream de tantos otros.

Anna Nichole Smith tuvo que ver a su hijo morir, tuvo que ver a múltiples hombres exigir la paternidad de su nueva heredera, peleó el haber amado a un anciano millonario en cientos de cortes, fue la burla mundial cuando subió diez kilos de peso, fue violada más de una vez por dinero. Pero no todo fue así, esa mujer siempre tuvo una maldita sonrisa en sus labios, jamás bajó los brazos, al menos no hasta el final. Hasta el día en que entendió que la única salida de su Sueño era ya no soñar más. Hoy, nos impresiona su muerte por una simple razón, porque dentro de nuestras pequeñas expectativas también queremos alcanzar nuestro propio “American Dream”. Y sí, seremos capaces de lo que sea.

Nadie quiere ser un niño de 12 años en África al que le enseñan a odiar matando a su gente, nadie quiere trabajar en minas de diamantes que paguen la muerte de tus hijos o hermanos, nadie quiere ver a su aldea morir de una enfermedad que trajo el extranjero pero olvidó traer medicinas. Pero, ¿cuántos quisieran enviudar de un/a millonario/a y tener nuestro propio programa de televisión?

2 comentarios:

Sola en el universo. dijo...

Tal vez también supo morir en el tiempo correcto.

Anónimo dijo...

NUNCA ANTES ME HABIA DETENIDO A LEER TUS REFLEXIONES, HOY QUE LEO LO DE LA FAMOSISIMA MODELO, CREO QUE TOME UN POCO MAS DE CONCIENCIA ACERCA DE MI MISMA.

COMO PUEDO MUCHAS VECES QUEJARME DE MIS CARENCIAS, CUANDO LO QUE MAS VALOR TIENE LO TENGO A MI ALREDEDOR, TRES HIJOS QUE VAN CRECIENDO Y SON COMPRENSIVOS, UN TRABAJO SEGURO, Y UNA FAMILIA QUE ME APOYA.

ESTA CHICA, MURIO SOLA, SI LO DECIDIO O NO, SOLO ELLA LO SUPO, PERO SI FUE ASI, ES PORQUE SINTIO QUE ERA LO MEJOR.

TE FELICITO POR TUS REFLEXIONES TAN SENSATAS.