domingo, octubre 19, 2008

Wasted

He llegado a la conclusión de que siempre estamos demasiado borrachos, drogados o deprimidos para hacer algo... he llegado a la conclusión de que no somos* los hombres que callan hasta que es momento de tomar una decisión. En pocas palabras, hemos fracasado.

Y esto se podría tomar como una invitación a la desesperanza, la renuncia a ocupar un lugar en la historia o en el movimiento histórico de los hombres. Nada más lejano de la verdad. Nuestro lugar es la inercia, tenemos el privilegio de ser la primera generación de observadores onanístas, los primeros masturbadores filosóficos. Se aceptan medias sonrisas y miradas perdidas para acompañar la música que sirve de fondo a esta idea, una música tan tenue que se confunde con el sonido que produce el papel cuándo toca el piso.

Pero, de todos modos, ¿qué importa?

*
We are the quiet young men who listen
until it's time to decide. Tyler Durdeen


1 comentario:

Ruvy May dijo...

andale pues!!!
yo opino que eso de pasar a la historia está muy sobreestimado... que el historiador pone mucho de su cosecha cuando la escribe (o sea que termina siendo más bien un chisme)...
eso del masturbador filosófico se oye bien, pero carece de sentido... a la flosofía no la puedes manipular (con las manos)...
y la invitación al pesimismo... pues que la tome el que quiera ser pesimista...
yo leyeno sobre filosofía encontré ser nihilista y no me considero pesimista... a pesar de la implicación de ello que puedan encontrar algunos analistas...

yo en un momento dado preguntaría si vale la pena pagar el precio por pasar a la historia (el precio varía según el comprador)...